La Celeste venció sin mucho a una combativa selección asiática gracias a un gol de penalti de De La Cruz. Los de Coito se medirán a Portugal para entrar a semifinales.

La Celeste logró el pase a los cuartos de final tras una pobre victoria ante Arabia Saudí, que plantó más cara de lo esperado y puso contra las cuerdas al conjunto uruguayo en más de una ocasión. Los de Fabián Coito vencieron con muy poco y se medirán a Portugal por un puesto en las semifinales sin Rodrigo Betancur, sancionado por acumulación de tarjetas

La selección uruguaya salió al partido con ganas de sentenciar rápido ante un equipo inferior, pero el paso de los minutos fue agarrotando las piernas charrúas y metiendo en el partido a los árabes. La inteligencia de De La Cruz y la movilidad de Schiappacasse pusieron en aprietos a la zaga asiática pero el arreón inicial apenas duró media hora.

Arabia Saudí se puso el mono de trabajo y asustó a la Celeste con dos ocasiones clarísimas al borde del descanso. Fue Al Rashidi, con un potente disparo que paró como pudo Mele, y una gran jugada individual de Al Khulaif, soltando un latigazo que lamió el poste, los que demostraron a Uruguay que habían llegado hasta ahí por algo.

No tardó en decantarse el partido tras la reanudación. Una inocente mano de Al Amri dentro del área supuso un penalti en el que se veían las caras De La Cruz, tras haber fallado en la jornada inaugural ante Italia, y Al Bukhari, tras haber detenido a Cabezas uno en el partido contra Ecuador. El capitán charrúa no falló: disparo potente y alto para adelantar a una Uruguay a la que le sentó muy bien el gol. La Celeste fue en tromba a buscar el segundo y solo la buena colocación del guardameta árabe, de nuevo el mejor de su equipo, y un balón que sacó la zaga bajo palos en una de las muchas subidas de Rodríguez por la banda derecha, evitaron que se ampliara la renta.

En el tramo final hizo su aparición la polémica, siempre de la mano del VAR en este Mundial. Betancur, al que aún se le espera en Corea, pudo ser expulsado tras un duro choque con Al Amri, que acabó siendo amonestado. El reciente fichaje de la Juventus había visto la amarilla minutos antes y, aunque pudo acabar el partido, no estará presente en los cuartos frente a los lusos.

 

Uruguay se cuela entre los ocho mejores sin hacer mucho ruido, pero su pegada y seriedad en defensa -aún no ha encajado un solo tanto en el torneo- siguen señalándole como uno de los grandes favoritos.