El DT del América dijo que, “con el pasar de los días y la no llegada de los refuerzos, empezó a surgir el nerviosismo”. Reconoció que faltan jugadores y descartó un diálogo con Arango.

Jorge Polilla Da Silva

Lentes oscuros y agradecido por el permanente calor que le brindan en la capital vallecaucana. Jorge Orosmán Da Silva arribó en la tarde de este domingo a la ciudad donde labora. Este lunes orientará su primera práctica en la sede de Cascajal, y el próximo fin de semana, tienen previsto viajar a Bogotá para competir en el Torneo Fox Sports, que se jugará entre el 19 y el 28 de enero, y en el que también competirán, Santa Fe, Millonarios y Deportivo Cali.

Da Silva le dio un fresco aire al caluroso momento que vivían los simpatizantes del América, luego de que expresara su preocupación por la falta de diligencia de los dirigentes del club en la contratación de refuerzos. El uruguayo, no detalló hasta qué punto lo pudo haber conducido su malestar, solo manifestó que no consideró desvincularse del plantel ‘escarlata’, con el que en apenas 13 partidos, mantuvo un invicto de 11 jornadas, logró que el equipo conservara la categoría y, la clasificación a la Copa Sudamericana.

Su vuelta a la Sultana del Valle: “Estoy contento de estar nuevamente acá, con muchas ganas de comenzar a trabajar, con las mismas ganas de siempre, y las expectativas de pelear cosas importantes. Este año jugamos un torneo internacional”.

Falta sumar más atacantes: “Nos están faltando refuerzos, de mitad de cancha hacia adelante. No hemos podido concretar lo que estábamos buscando. Tenemos tiempo y sé que la dirigencia está haciendo esfuerzos para poder concretar los pedidos nuestros, así que estoy muy tranquilo en ese aspecto”.

Su preocupación: “Tengo un diálogo permanente con el presidente y el gerente del club. Lógico que con el pasar de los días y la no llegada de los refuerzos, empezó a surgir el nerviosismo, pero, en ningún momento manejé la posibilidad de renunciar. Simplemente, que todos somos conscientes que este es América. Se nos fueron diez jugadores y tenemos que reforzarnos. Y si al 2 de enero no había llegado ningún refuerzo, lógicamente que teníamos que preocuparnos”.

Los primeros refuerzos: “Todos los que llegaron, tienen condiciones para jugar en el América, después, hay que ensamblar un buen conjunto para empezar a conseguir resultados. El hecho de no jugar con la presión del descenso, nos va a tranquilizar a todos”.

La anunciada charla: “No hablaré con Johan Arango, tampoco tocaré nombres de posibles refuerzos”.

Defensa y Justicia, rival en la Sudamericana: “Los rivales argentinos siempre son duros, juegan bien. Defensa y Justicia, si bien no es un equipo con mucha tradición internacional, está haciendo una buena presentación en el Torneo argentino. Es un rival de mucho cuidado. Pero a mí lo que más me preocupa es cómo lleguemos nosotros”.