Más de dos mil personas llegaron al estadio Francisco Rivera Escobar para ver la presentación de la carrera Oro y Paz que comenzará en las carreteras de este municipio con un circuito de 99.9 kilómetros.

Si bien la gente sabe lo que representa la llegada de equipos internacionales y sus figuras, el público esperó con paciencia, ante la amenaza de lluvia, a que se anunciarán dos nombres: Rigoberto Urán y Nairo Quintana.

La pasión por el ciclista del Movistar se vio cuando llegó en el bus de su equipo, el boyacense tuvo que ser custodiado por la policía que aprovechó también para tomarse fotos con el ídolo. Algo similar pasó con Urán, que tuvo un momento para parar y firmar algunas banderas y gorras.

Fernando Gaviria y Jarlinson Pantano atendieron a la prensa antes de la presentación con el mismo mensaje, “espero que nos acompañen que disfruten el espectáculo ya que esta es una carrera muy importante para Colombia”, dijo el corredor del Quick Step.

Por su parte, Pantano dijo que, “lo más importante es disfrutar con el equipo es una carrera muy dura pero lo importante es disfrutar. Con la Selección Colombia hasta ahora corremos juntos lo hicimos desde el campeonato Nacional pero vamos bien”, expresó.

La presentación llegó y con ella el aguacero. Cuando subió al escenario el Movistar y Nairo levantó su mano para responder a la ovación el cielo oscuro de Palmira cumplió la amenaza que advertía desde temprano en la mañana.

Aún así, Nairo alcanzó a dar unas palabras a la gente que en medio de la lluvia se lanzó a la cancha para tratar de ver de cerca a sus ídolos. “Es un honor para mí correr en mi casa, agradecer a todos los que vinieron a ver. Esto lo hacemos por el país y esperamos hacerlo de la mejor manera para todos”, dijo.

Al final, el descuido de la organización hizo que, de nuevo, Rigo y Nairo tuvieran que salir escoltados. La locura del ciclismo está al ciento por ciento en Palmira. Desde este martes se tomará el país.