Por la final de la Copa de México, Monterrey contará con Avilés Hurtado, Dorlan Pabón y Stefan Medina. Mientras que, por el otro lado, Pachuca tendrá en sus filas a Oscar Murillo. El sabor colombiano estará presente, nuevamente, definiendo un título local en el balompié azteca.

Monterrey, segundo del Apertura 2017, y Pachuca, tercero del Mundial de Clubes, definirán este jueves al campeón de la Copa MX del Apertura 2017 delfútbol mexicano. El partido, último del año, le servirá a ambos equipos para, de alguna manera, “salvar” el semestre.

Los regiomontanos perdieron, apenas el 10 de diciembre, la final de la Liga en su estadio contra Tigres, su acérrimo rival y con el que comparte plaza, mientras el Pachuca no se clasificó a la liguilla por el título aunque jugó el Mundial de Clubes y ambos buscan cerrar el año con un título.

Perder la final para el Monterrey, líder en la fase regular del Apertura 2017 y principal favorito al título, fue un golpe duro que apenas están asimilando y esto puede repercutir en la final de Copa. Nuevamente como en la Liga, el equipo del argentino Antonio Mohamed parte como favorito por jugar en su estadio, el BBVA Bancomer, pero eso no es una garantía de triunfo.

Pachuca llegará al partido motivado por haber alcanzado el tercer lugar en Emiratos Árabes Unidos al vencer por 1-0 a Al-Jazira aunque su expectativa era jugar la final ante el Real Madrid, campeón del torneo. Tras la derrota en la final, el Monterrey tomó una semana de descanso para recuperase de la caída y apenas regresó el lunes a los entrenamientos y Pachuca retornó a México el domingo de su viaje por Emiratos Árabes Unidos.

Pachuca y Monterrey ya se enfrentaron en una final, la del Clausura 2016 y el equipo de la capital del central estado de Hidalgo dio el campanazo. En aquel partido, Monterrey llegó como favorito al título luego de liderar la fase regular y avanzar a la final cuyo partido de vuelta jugó en su casa, pero se vio sorprendido por Pachuca, en un evento similar al del reciente Apertura 2017 contra Tigres.

El ganador habrá recuperado un poco de confianza de cara al próximo Clausura 2018, que empieza el 5 de enero, y el derrotado aprovechará el fin de año para reinventarse y poner en claro sus objetivos para el siguiente torneo. La final de la Copa se programó para estas fechas debido a que la el calendario original se vio afectado por el sismo del 19 de septiembre y por la participación del Pachuca en el Mundial de Clubes.