El colombiano anotó el segundo gol para Mónaco, que ganó 3-2 en el Stade Louis II, en medio de un partido muy accidentado.

Mónaco y Lyon protagonizaron un juego frenético, con todas las emociones posibles. Falcao apareció con un gol, tras un rebote en un cobro de tiro penal, sin embargo salió lesionado por una molestia muscular al minuto 53.

El encuentro en el Stade Louis II fue impredecible. Los primeros 20 minutos el equipo visitante dominó, con el balón fue muy peligroso y por eso con goles de Mariano y Traoré se fue arriba en el marcador. El club monegasco perdió a Subasic por una lesión, ese fue otro golpe además de ir perdiendo 0-2.

Con el marcador en contra llegó la reacción de los locales. Poca fue la claridad que tuvieron, en el medio campo no habían tres pases seguidos y el empate se veía lejos. Pero en 10 minutos la historia cambió. Primero Keita en una individualidad se llevó a varios rivales y sacó un fuerte remate, luego un penal sobre Glik le dio la chance al Tigre, que falló en el cobro pero en el rebote puso el 2-2. Antes de terminar la primera etapa el mismo Keita se fue expulsado por doble amarilla.

En el segundo tiempo la instrucción de Leonardo Jardim fue clara, con un hombre menos defender y buscar con la velocidad de Rony Lopes en el contragolpe. Así se desarrollaron los 45 minutos finales. Falcao tuvo una opción de marcar, pero en esa misma jugada resultó lastimado en la pierna derecha, decidió pedir el camio y salió caminando del terreno de juego.

Al minuto 88 y cuando todo parecía estar definido, el portugués Lopes salió con el balón desde la mitad de la cancha y de contragolpe, con un fuerte remate cruzado anotó el 3-2 para la locura en el banco de Mónaco y en todo el Stade Luois II.

Estos tres puntos son claves para el equipo monegasco, que superó al Lyon en la tabla y se metio en zona de clasificación a la Champions League. El club no ha dado un parte oficial sobre la lesión de Falcao, quien llegó a 17 goles en la Ligue 1.