Con un 1-2 el equipo parisino demostró su superioridad. Un partido de control total para el líder de la Liga de Francia. Cavani y Neymar marcaron los goles del triunfo. Moutinho anotó el descuento.

Mónaco intentó luchar ante PSG pero estuvo lejos de poder llevarse un buen resultado en el partido de la fecha 14 de la Ligue 1, en el estadio Louis II. El equipo, que contó con Falcao desde el inicio, buscó defender y cerrar espacios pero los visitantes rompieron el esquema táctico con individualidades.

Leonardo Jardim quiso plantar una línea de cinco defensores para contener a Cavani, Neymar y Mbappé. Lo logró durante 18 minutos, hasta que Draxler entró al área asistió al delantero uruguayo, que sin presencia de algún defensor, definió por encima del arquero. Ese error condenó al equipo monegasco, que hizo un buen trabajo en el primer tiempo, pero que con esa desconcentración tuvo que pelear ante un equipo lleno de estrellas.

La única opción de Falcao fue en el primer tiempo, un tiro libre que lo ejecutó al palo del arquero y el balón paso cerca. Después se quedó dentro de los centrales esperando algún pase de sus compañeros, que lo asistían con pelotas aéreas fáciles para Thiago Silva y Marquinhos. El Tigre estuvo lejos del gol.

Para el segundo tiempo Mónaco salió a buscar el empate, eso le dio espacios a PSG, que en los primeros minutos pudo marcar en dos ocasiones. En el minuto 50 Neymar fue tumbado en el área y el árbitro pitó penal, el brasileño ejecutó y ese fue el fin del partido. El trascurso del juego siguió con el control de los visitantes, los cambios de Jardim no modificaron el rumbo del encuentro.

El gol del descuento llegó desde un tiro libre de Moutinho, que se fue desviado por Mbappé y el arquero Areola poco pudo hacer, una anotación con suerte que dio animó a Mónaco pero la emoción no se tradujo en opciones.

Con esta derrota el equipo de Falcao perdió el segundo lugar en la tabla, ahora es tercero con 29 puntos, los mismos del Lyon y a 9 de PSG. Ya eliminado de Champions League, Mónaco debe concentrarse en revertir el mal momento, encontrar una nómina fija para no caer más en la tabla y quedar fuera de torneos internaciones para la próxima temporada.

El próximo juego para el Tigre será este miércoles ante el Nantes, un partido difícil porque el equipo de Clauidio Ranieri está quinto y puede acercársele en la tabla.