La séptima etapa, cumplida el sábado, resultó muy compleja para los participantes en vehículos, que sufrieron varios golpes, algunas fallas en el sistema eléctrico por el agua y rupturas de llantas, quedando en el camino y teniendo que ser remolcados por grúas.

De esas penurias no se salvó el coche manejado por los colombianos Mauricio Salazar Velásquez y Mauricio Salazar Sierra, pero eso no les impidió llegar hasta un cuartel militar donde lograron descansar y ayer volvieron a darse cita en la octava etapa, sin conocerse el resultado, porque entrada la noche, no habían llegado.

El que sí remató bien fue Santiago Bernal en motos, quien arribó en el puesto 85, utilizando un tiempo de 8 horas, 21 minutos y un segundo, para ubicarse 80 en la general.

 En quads, también había terminado 36 el antioqueño Nicolás Robledo en la séptima fracción y se esperaba que ayer continuara en acción .