River Plate disputará la final de la Copa Argentina después de superar a Deportivo Morón por 3-0, con goles anotados en los minutos previos al tiempo de descanso y otro en el descuento, este último del colombiano Rafael Santos Borré. De esta manera, el conjunto Millonario tendrá ocasión de revalidar el título obtenido la campaña pasada. Se las verá con Atlético Tucumán en una final de categoría.

Los de Gallardo quisieron llevar la iniciativa desde el principio y se acercaron por el costado derecho, con Montiel y Auzqui muy activos. Sin embargo, Morón aprovechó los espacios para colarse a la espalda del joven defensor y Lux tuvo que dejar una sensacional intervención y así evitar el tanto de Díaz.

Desde ese momento River empezó a crecer y jugó en campo rival. Los laterales se incorporaban y los hombres de tres cuartos de campo empezaban a combinar. Sin embargo, faltaban remates certeros que probaran a Salvá.

Antes de llegar al descanso el dominio ya se había convertido en asedio y llegó el ansiado gol en una polémica acción. Casco sirvió el centro desde la izquierda y en el área se encontraban Fernández y Scocco en posición adelantada. Fue el primero quien remate, de primeras, a la red para abrir el marcador.

En la siguiente acción, con Morón muy dolido por haber encajado, De la Cruz recibió libre de marca y puso un centro duro y raso que Maidana remató en área pequeña. La semifinal quedaba casi liquidada.

Tras el descanso, Morón fue incapaz de atacar y todas sus limitaciones con la pelota salieron a relucir. River recuperaba las pelotas casi al instante y buscaba el tercer tanto, aunque ya sin la insistencia que mostró antes de adelantarse.

Apenas se produjeron remates de peligro contra Lux y Salvá. El esfuerzo realizado por los hombres de Otta pasó factura y no lograban acudir por la presión, por lo que River combinaba a placer a la espera del final.

Al minuto 80 del compromiso, Rafael Santos Borré ingresó en lugar de Ignacio Scocco y en tiempo de adición recibió una asistencia de Tomás Andrade, controló completamente habilitado y definió con el borde interno de su pie derecho al palo izquierdo del portero Salvá para sellar el 3-0 y la clasificación del Millonario a la final del certamen.