La fisicoculturista y exparticipante del desafío Súper Humanos Cap Cana, Lucecita Echeverría, denuncia haber sido engañada por un empresario de conciertos y eventos.

La fisicoculturista, exparticipante del desafío del Canal Caracol Súper Humanos Cap Cana realizado en República Dominicana en 2017 y promotora de la vida saludable, Luz Elena Echeverría Molina, ampliamente conocida en redes sociales como Lucecita Echeverría, denunció haber sido engañada por un administrador hotelero y de turismo y empresario de conciertos y eventos, a quien le confió la suma de $23 millones para que le organizara su boda, el 20 de enero de este año en la ciudad de Cartagena, y ni siquiera pagó los servicios sacerdotales.

Lucecita señaló que en el mes de septiembre le pagó la millonaria suma al empresario Iván Álvarez Egea, por recomendación de su mánager Armando Padilla, quien le aseguró que “ponía las manos en el fuego por él”.

Para realizar la boda de sus sueños, con 60 invitados, Lucecita Echeverría decidió vender su vehículo Renault Logan, con lo cual le pagó el dinero a Álvarez Egea en el mes de septiembre de 2017, para que pudiera organizar la ceremonia en los cuatro meses siguientes.

El pago contemplaba lo siguiente: 2 arreglos grandes para el altar; 1 arreglo de pie de mesa del padre en jardinera; 18 cascadas de hortensias blancas y rosas para el camino de la ceremonia; 18 cilindros con velones; 1 ramo de novia compacto de rosas con orquideas; 3 boutoniers novio, papa del novio y papá de la novia; 1 alfombra de 25 metros: 1 silla y reclinatorios; transporte y montaje; servicio, traslado y alimentación del sacerdote para la eucaristía (desde Barranquilla); pago y servicio de la iglesia santo Toribio y contratación de un coro y violines para la ceremonia.

Adicionalmente, como show de efectos especiales para la salida de la iglesia, 2 volcanes por 5 metros; 2 abanicos giratorios y 2 gerbs por 2 metros por 1 minuto.

Lucecita Echeverría tras su paso por el reality en el Canal Caracol.

Lucecita Echeverría tras su paso por el reality en el Canal Caracol.Foto: Cortesía Lucecita Echeverría

Para cubrir esos gastos, Lucecita Echeverría hizo efectiva la consignación, por los $23 millones, el 5 de septiembre de 2017, a la 1:53 de la tarde, a través del Banco de Colombia.

En principio, Lucecita dejó stand by lo relacionado en la cotización inicial con la comida, en la que figuraba un restaurante de Barranquilla, por considerarla altamente costosa. Por ello, simplemente dejó todo lo referente a la ceremonia en la iglesia.

Las cosas comenzaron a cambiar cuando Lucecita indagó sobre los preparativos, sin obtener ninguna respuesta en concreto. Fue cuando apareció un tercero para señalarles que confiaran en Iván Álvarez Egea.

“Por el contrario, nos pedían que no llamáramos a la iglesia porque esa era una persona muy jodida”, indicó Lucecita.

Esto generó mayores dudas y fue cuando decidieron Insistir en la iglesia en Cartagena, donde les dijeron que no conocían a Iván Álvarez Egea ni mucho menos existían pagos para dicha boda.

Iván Álvarez Egea, el organizador de la boda.

Iván Álvarez Egea, el organizador de la boda.Foto: Facebook

Así, pudieron verificar que ni siquiera los 2 millones que supuestamente cobraban por los derechos sacerdotales, fueron cancelados por el organizador Iván Álvarez Egea.

Ante ello, Álvarez Egea siguió siendo requerido, con resultados negativos. Hasta el punto que a través de abogados le pidieron que que accediera a la devolución del dinero por lo menos con la oportunidad de pagos con cuotas de 5 millones, hecho que tampoco obtuvo respuesta.

De acuerdo con Lucecita Echeverría tampoco respondió a la propuesta de que presentara las cotizaciones que supuestamente tenía con los proveedores que se encargarían de la ceremonia.

“Le dijimos (a través de abogados) que si le había pagado a los proveedores entonces que decoraran la iglesia y devolviera el resto, pero tampoco envió las cotizaciones”, recalcó.

El hecho final fue que Iván Álvarez Egea les apagó el celular.

La casa donde supuestamente funciona la casa de eventos.

La casa donde supuestamente funciona la casa de eventos.Foto: Cortesía Lucecita Echeverría

“Estamos tocando puertas y muchas personas nos han apoyado. La iglesia también se impactó por este caso. Ya la boda no será en la fecha que habíamos fijado ni como la habíamos soñado”, manifestó Lucecita Echeverría.

A lo que agregó: “Estamos estresados, angustiados y muy apretados”.

Lucecita Echeverría dijo que quería visibilizar su caso para que otras personas no sean víctimas de Iván Álvarez Egea, de quien dijo ahora está promoviendo la venta de palcos para el Carnaval de Barranquilla y cuya empresa ‘Banquetes Iván’ la registra en un domicilio donde funciona una iglesia.

“Queremos prevenir para que no lo siga haciendo y ya estamos adoptando las acciones legales correspondientes”, indicó.

Puntualizó que tras comentar su caso varias personas le han manifestado haber sido víctimas de la misma persona: una por $15 millones y otra por $70 millones, teniendo como cómplice común el mismo personaje que la recomendó.