Angélica Duque ha desfilado para marcas como Tiffany, Gucci y Dior en New York, Shanghái y París. Con solo 25 años y 1,75, se perfila como una de las modelos más prestigiosa de Colombia para el mundo.

Mantener su cuerpo es más sencillo de lo que parece. O al menos, así lo hace ver ella. Entrena todos los días, pero no repite los mismos ejercicios.

Además, con la alimentación, lo que para todos puede ser un sacrificio, para ella es un placer: comer frutas y verduras tres veces al día, evitar las salsas, los lácteos y enlatados o las harinas.

Pero hay algo que no puede dejar de tomar y comer cuando viaja a Cereté, a visitar a su papá: los jugos de níspero y zapote que venden frente a la iglesia del pueblo, y los “suizos” cordobeses, una mezcla de papa al vapor, ensalada y tocineta con papa de perro y salchicha suiza. Tampoco puede resistirse a los dulces. “Son mi tentación, pero ajá, trato de controlarlos”. Y cuando dice “controlarlos” se refiere a comerse unos tres a la semana.

Le gusta el fútbol, pero solo cuando juega la selección Colombia, y su jugador favorito es Falcao García